Petiolus Forest School supone otra forma de educar. Nace de la necesidad de dar respuesta a los diferentes retos y problemas educativos actuales: reducción de tiempos y espacios de juego, trastornos (TDA, ansiedad…), falta de motivación de los alumnos, fracaso y abandono escolar, obesidad infantil, etc.

Apostamos por la educación al aire libre que permite fortalecer el vínculo de los niños con la naturaleza, así como sus habilidades innatas (creatividad, curiosidad, imaginación...). Acompañamos a nuestros alumnos en su desarrollo emocional, físico, social y cognitivo con respeto, integridad y confianza, reforzando además su autoestima y motivación. Además, consideramos claves el juego, la manipulación y la experimentación.

Al estar al aire libre, estos niños entran en relación con otros organismos vivos, empiezan a amar, conocer, respetar, cuidar y proteger su entorno natural. Estos niños serán más conscientes de la emergencia climática y de la necesidad de buscar soluciones para combatir el cambio climático y los efectos devastadores de éste: pandemias, fenómenos climáticos extremos, destrucción de ecosistemas…

Buscamos que nuestros alumnos se conviertan en adultos con conciencia social y ambiental, creativos, emprendedores, con herramientas para dar respuesta a nuevos retos y problemas, empáticos, respetuosos y amantes de la naturaleza, empoderados, sin miedo a salir de su zona de confort, solidarios, luchadores, que se conozcan y confíen en sí mismos, con habilidades sociales, alineados con sus creencias y valores, resilientes…

Con nuestro proyecto, queremos poner nuestro granito de arena a la revolución educativa que tanto necesita nuestra sociedad. Queremos redefinir el paradigma educativo actual y responder a las necesidades reales de la educación del siglo XXI, ofreciendo una educación de calidad donde formemos, empoderamos y acompañemos emocionalmente a los futuros ciudadanos de nuestro planeta.